10 pautas para sobrellevar el confinamiento por Coronavirus

10 pautas para sobrellevar el confinamiento por Coronavirus

Desde que apareció el primer caso de Coronavirus en nuestro país, hasta el día de hoy que nos hemos visto confinados en nuestras casas, nos planteamos cómo gestionar esta situación y qué nos puede ayudar en un momento y circunstancia tan peculiar.

 

Te propongo 10 pautas sencillas que podrás aplicar con facilidad para que la reclusión en casa puede hacerse algo más llevadera.

 

Mantén una rutina

Ponte el despertador y levántate a una hora prudencial, es decir, aproximada a la hora habitual a la que comienzas el día, pero disfrutando de un rato más de sueño. De esta manera podrás descansar, pero sin exceso de horas de sueño que acaben rompiendo tu ritmo y un estado más activo.

Mantén la hora habitual de las comidas. Aprovecha para cocinar si te gusta e intenta elaborar platos saludables, sobre todo ahora que tu actividad física se ha visto reducida. Recuerda comer bien te hará sentirte mejor.

Marca un horario para las tareas de trabajo, personales, de ejercicio físico, etc… Será tu pequeño calendario de confinamiento. Pronto llegarán las vacaciones.

 

Realiza ejercicio físico

En todos los casos y sobre todo si lo realizas habitualmente. De esta manera podrás regular las emociones, la tensión psicológica por la situación y evitar el sedentarismo que aumenta con la orden de confinamiento.

Puedes recurrir a la creatividad para implementar una rutina de ejercicios con elementos y objetos que tengas en casa o buscar en redes sociales e internet diferentes propuestas de profesionales del deporte.

 

Mantén el autocuidado

Procura arreglarte, es decir, no te quedes con el pijama puesto todo el día. Ponte una ropa cómoda, pero con la que te veas bien.

 

Aprovecha para realizar tareas pendientes

Seguro que con frecuencia tienes la sensación en tu vida de falta de tiempo para realizar actividades o tareas. Algunas de ellas tienen que ver con arreglos, orden y limpieza de tu hogar. Es buen momento para terminar aquello que está pendiente. Te ayudará a distraerte y a mantenerte activo.

 

Ya no hay disculpa para no coger ese libro inacabado o sin empezar

Retomar la lectura y utilizar este tiempo sobrante para ponernos al día con esos libros pendientes o que dejamos a medias.

 

No abuses de programas de televisión, películas y series

Un exceso de horas de televisión no es lo más conveniente. En casa se pueden realizar muchas actividades. Los juegos de mesa promueven la interacción de la familia, aumentando la diversión y la risa. Reír genera endorfinas y otras hormonas que ayudan a elevar el estado de ánimo, reforzando de esta manera las emociones positivas y con ello el sistema inmune.

 

No sobre-información

A estas alturas, ya sabes incluso más de lo necesario sobre el COVID-19. No necesitas ver todas las noticias y todos los telediarios. Tu mente se quedará atrapada principalmente en lo negativo y con ello generará más miedo e incertidumbre en ti.

Es más provechoso que te centres en cómo puedes contribuir desde tu responsabilidad a que las cosas vayan cada vez mejor, en lo que trae de positivo esta situación y en la confianza de que pronto pasará y volveremos a la normalidad (pero mejorada y más fuertes).

 

Aprovecha también para realizar introspección y mirar en tu interior

Es buen momento para mirar de una forma ampliada esta situación caótica que trastoca nuestras vidas y que aparentemente no trae nada bueno. Seguro que podemos dirigir nuestra atención y enfocarnos en extraer algo positivo. Con el ritmo vertiginoso que llevamos, la rutina y el dejarse llevar, quizá te pares poco a reflexionar sobre aquello que no marcha bien en tu vida y que te gustaría cambiar. Puedes hacer una revisión y plantearte pequeños cambios que puedas implementar para cuando todo esto pase y recuperes la normalidad.

 

Sé empático y solidario

Si desde tu confinamiento o en las salidas de primera necesidad que permite el gobierno, puedes ayudar a alguien (aunque sea con un pequeño gesto), no solo aportarás algo al otro, sino que en el ejercicio de tu generosidad alimentarás tu bienestar y podrás sentirte útil para personas más vulnerables o necesitadas. Recuerda que lo que das, recibes.

 

¿Tienes pendiente la práctica de la Meditación o el Mindfulness?

Pues ahora es buen momento para comenzar y coger la rutina. Pregunta a amigos que lo practiquen, puedes buscar información en internet o descargarte aplicaciones que te ayudarán a iniciarte. En esta situación de confusión y miedo te ayudará a relajarte, a tomar perspectiva y a gestionar tus emociones.

Te dejo el link a mi web, donde explico cuestiones sobre la práctica de la meditación y el mindfulnesshttps://www.blancaetxazarreta.com/psicologia-meditacion-mindfulness/

 

Esta situación pasará y lo importante es salir de ella con un aprendizaje y fortalecidos ¿Qué lección quieres aprender, la del miedo o la de la resiliencia?

 

Blanca López de Etxazarreta. Psicóloga Transpersonal.