CÓMO CONSOLIDAR UNA RELACIÓN DE PAREJA

CÓMO CONSOLIDAR UNA RELACIÓN DE PAREJA

¿Te gustaría conocer algunas claves para consolidar tu relación de pareja? Una vez han pasado esos meses de enamoramiento y euforia, nos enfrentamos a dificultades que nos pueden hacer dudar.

 

Cuando se inicia una nueva relación de pareja, a pesar de las ilusiones y las ganas, se carece de las mínimas y necesarias raíces que, al no estar consolidadas en el tiempo, provocan que el árbol de la convivencia esté expuesto a caer al mínimo contratiempo. Carece del “alimento” necesario que proporciona ver crecer a las raíces: la transcendencia que tiene el tiempo transcurrido en la relación de pareja, para que las mínimas raíces puedan soportar cargas proporcionadas al tiempo transcurrido.

Cuando la relación de pareja discurre por los cauces del amor, respeto y comprensión, el tiempo transcurrido se convierte en las raíces y el puente de unión del árbol de la convivencia. Necesitará de un tiempo, para que dichas raíces penetren en la esencia de la pareja para su consolidación.

 

La pareja para consolidarse necesita:

  • Absorber las vivencias mutuas para un mejor conocimiento.
  • Compartir desde la igualdad para evitar actitud de superioridad.
  • El diálogo sincero compartido, no imperativo.
  • Comunicarse desde la verdad, no desde el engaño.
  • La voluntad de dar antes que recibir.
  • Vivir el presente con la debida prudencia para alcanzar desde la plenitud el futuro compartido.
  • Vivir desde la tolerancia y la flexibilidad para unir antes que romper.
  • Aceptar otros puntos de vista que nos harán tener un enfoque diferente al propio.
  • Comprender para conocer, lo que evitará la crítica innecesaria.
  • De la responsabilidad, para evitar situaciones generadoras de conflictos y mentir.
  • Evitar los egoísmos, tan desintegradores de la relación de pareja y humana.
  • No tener miedo a ser nosotros/as mismos/as. Los miedos dificultan la integración en la pareja y la plena comunicación.
  • Dar tiempo al tiempo; es el sabio compañero de viaje que ayudará a resolver situaciones conflictivas y evitar cometer nuevos errores.
  • Reconocer las actitudes positivas de la pareja será el estimulante necesario en la consolidación.
  • Ponernos en el lugar de la pareja para evitar la crítica fácil y prejuicios innecesarios.
  • Aceptar las carencias de la pareja sin magnificarlas, máxime cuando son asumibles.
  • Aceptar que la otra persona pueda equivocarse; todos nos equivocamos.
  • Aceptar disculpas. Es una acto de generosidad por parte de quien las acepta, así como un acto de humildad de quien la solicita. Es un acto que une, no separa. En ambos casos enaltece a la pareja y crea vínculos de unión.
  • Aceptar las limitaciones de la pareja, así como también reconocer las propias.
  • Valorar a la pareja por lo que aporta, más que por lo que podría aportar.
  • No magnificar los errores de la pareja porque perdemos la objetividad y la realidad, acentuamos el problema y no lo resolvemos.
  • No querer demostrar tener más razón cuando te la han dado. Es un acto de humanidad y de humildad que facilita el acercamiento en la pareja y entre las personas. Con esta actitud evitamos que la pareja se siente humillada.
  • De las situaciones que han generado conflictos, no pretendamos tener la exclusivamente la razón; creará más distanciamiento, más conflictos, más dolor antes que unión.
  • Evitar el aburrimiento; es destructivo, puede ser el inicio de la ruptura de la pareja.
  • “Te molesto porque tú me has molestado”; “te contesto con este despropósito porque antes tú te has expresado así”… Entrar en esta dinámica es el primer paso hacia otros conflictos cuya consecuencia será, con toda probabilidad, el fin de la pareja.
  • Expulsemos las dudas en la relación de pareja; sus consecuencias negativas serán imprevistas y no ayudarán a consolidar la relación.
  • Reconocer no tener razón es un acto de humildad, que une antes que separa y crea vínculos de unión.
  • No permitamos que la susceptibilidad anide en la pareja; sus efectos pueden convertirse en un importante lastre.
  • Potenciar lo que une, antes que lo que separa.
  • La sinceridad crea y estimula los vínculos de unión y consolidación de la pareja.
  • No es suficiente con dejarse querer; es necesario corresponder en lo posible y en la medida. El afecto más compensado y equilibrado tiene mayor posibilidad de perdurar.
  • Valoremos y reconozcamos a la pareja en el presente para evitar perdernos en la fantasía ilógica, la que nos puede hacer perder la realidad.
  • Reconocer y valorar el afecto recibido es el estímulo necesario que la pareja necesita, dará más fuerza a la consolidación de la relación.

Con los razonamientos expuestos, que engloban la comprensión, la tolerancia, la responsabilidad, la generosidad, el deseo y la voluntad de compartir, la aceptación y el hecho de no magnificar los puntos de desencuentro, tendremos las herramientas necesarias que contribuirán a nuestro crecimiento personal y, por consiguiente, a una mejor consolidación y calidad de la pareja.

 

Blanca López de Etxazarreta. Psicóloga Transpersonal. 

Referencias: “Hombre y mujer en el camino del encuentro” – Joan Sánchez-Fortun